¡Bienvenido, mortal!

Puedes suscribirte al feed o seguirme en estos otros chanchullos. (Probablemente si alguien llega al blog es a través de alguno de ellos y esto es completamente innecesario... Pero yo qué sé.)

¡Suscríbete al blog (si quieres, eh)!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte. (No escribo tanto como para llenarte el correo de spam, tranquilo/a.)

domingo, 11 de agosto de 2013

La prensa rosa, ni prensa ni rosa.

Saludos, lector imaginario. Se supone que tengo que llenar esto de trastos inservibles, y qué mejor forma de hacerlo que con ¡críticas gratuitas! Porque de eso va Internet, ¿no? ... ¿NO?
Como cualquier mente más o menos diligente haya podido adivinar, el primer sujeto de mi afilada leng... Plum... TECLADO, es esa aberrante cara de la información que a algún avispado juntaletras se le ocurrió llamar "el corazón". Tema que se merece mi absoluta indiferencia, pero cuyas consecuencias me espantan realmente.


Periodismo puro y duro


Los motivos por los que alguien adquiera interés por la vida de personas ajenas se me escapan como humo entre los dedos. Humo no, gas apestoso y pútrido. ¿A quién le importa que la ex de no se qué actor haya encontrado de nuevo el amor con un futbolista más joven que ella? ¿A quién le importa que se haya comprado un chalet en Villaatomarporculo? Pues parece ser que a mucha gente. Cosa que utilizada en mucha gente. Gustos personales. Si a tanta gente le gusta, ¿quién somos los demás para decir que es malo? Bah, a estas alturas de la película no hace falta decir que la mayoría de la humanidad es gilipollas, así que no me voy a entretener mucho en esto. Pero algún listillo podría decir que tal y como la gente se interesa en el deporte, o en el cine, esto es lo mismo. De hecho, se parece en algo a esto último: en lo ficcionado. El problema es que el (buen) cine ofrece algún quebradero de cabeza, una historia elaborada, un momento de reflexión, tal vez sólo busca una distracción efectiva si es una película de acción. El deporte, admirar la destreza de los deportistas; su fuerza, habilidad, estrategia... Cualidades positivas, o eso me lo parece a mí. 


Y luego está aquello de las excepciones...


En cambio, el mundillo este se fundamenta en líos de faldas, escándalos, vicios... La gente lo sabe. Le da igual. Puede, PUEDE, que alguna parte esté exagerada. Qué más dará. Ya solo con esto, da para repudiar a todo lo que tenga que ver con el marujeo. Pero es que hay más. Lo de interesarse por las correrías de personas más o menos influyentes es un mal que viene persiguiendo al hombre desde hace largo. Jugueteos en la alta sociedad, enredos en la corte... Y todas esas cosas. La gracia de los tiempos que corren es que si no hay noticia, se crea. Basta con ver la programación del canal basura por excelencia, Telecinco (no por ensalzar al resto, que en mayor o menor medida también ha participado del juego, sino porque éstas ya se han rendido y se lo han dejado todo a la citada), para ver el no muy escondido engranaje que tienen montado. Ellos mismos se crean los reallitys (Gran Hermano, MHYV, ahora el tal "Campamento de Verano"), los personajes, los conflictos... La gente los ve, y luego ve el siguiente programa donde se comenta lo anterior. A veces incluso sucede al revés y a los concursos van los propios participantes de las tertulias. 


El pobre uroboros no se merece estar mencionado en estos líos...

Como suplemento, hay revistas y hasta merchandising de todo el tinglado. Todo un producto creado para satisfacer la mente de gente que no tiene cosas más interesantes que hacer que tragarse todo esto. En fin, uno ya se acostumbra a verse rodeado de débiles mentales en todas sus formas (total, el marujeo 2.0 ya está servido en bandeja con todos los escándalos de Youtubers y... Ay, me pongo malo...). Probablemente la entrada haya sido un ladrillo, roto en pedazos y pegado con celo, pero qué le voy a hacer, tenía que controlarme para no decir simple y llanamente "vaya puta mierda, me cago en la puta que cagó al que inventó esto". ¿Cómo? ¿Que se supone que yo iba a hablar de frikadas? Jusjajaja, ya dije que iba a ver trastos que no le iban a importar a nadie y que también iba a odiar cosas porque sí. De todas formas, mi más sincero "lo siento". La siguiente vez que escriba seguro que será sobre algo más interesante, aunque cierto es que el listón está muuuuy bajo. Hasta otra, a quien quiera que esté ahí.

4 comentarios:

  1. Buenísimo, lo peor es que Belén Esteban insultando y gritando por la tele tenga más reconocimiento que un médico.

    ResponderEliminar
  2. Y soy uno de tus seguidores de twitter y sí, lo he leído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es alentador que alguien lo haga XD Es un asco lo de los programas estos, la verdad. Pero claro, todo funciona con el consentimiento de quienes lo ven...

      Eliminar